AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:

CONTENIDO PRINCIPAL DE LA PÁGINA:

Un pieza del Museo San Telmo cada semana: argizaiola

Argizaiolas de la colección del museo
  • Miércoles 01 de Abril de 2020

A partir de hoy, 1 de abril, cada miércoles os presentaremos una pieza del Museo San Telmo. Mediante esta iniciativa que ponemos hoy en marcha con la argizaiola, queremos acercaros nuestra exposición permanente, ofreciendo contenidos que sean interesantes y útiles. 

Así, intentaremos enriquecer la información sobre la pieza escogida con otro tipo de contenidos. Esta semana, además de los datos sobre la argiziola, os proponemos el audiovisual que tenemos en la exposición permanente sobre los ritos funerarios en la cultura vasca. Además, atendiendo a la situación que estamos viviendo, hemos pedido a Izaskun Andonegi, de la asociación Bidegin, que nos dé unos consejos para gestionar el duelo en la situación especialmente difícil que tienen que enfrentar quienes pierden a alguien estos días.

Finalmente, os indicamos cuáles son los recursos de educación que tenemos en el museo sobre el tema, esperando que os puedan ser de utilidad si queréis utilizarlos en casa.

Argizaiola

La argizaiola es una de las piezas más representativas de los ritos y ceremonias fúnebres en la cultura vasca, como elemento portador del fuego de la casa a la iglesia.

Está formada por un soporte de madera en forma de tabla ("ola") en la se que enrolla la cera ("argizai"). Puede ser lisa o decorada, y de variadas formas, pero la más característica tiene un mango para tomarla con la mano, una parte central lisa que es donde se arrolla la cera, y la parte anterior y posterior de la misma que es la que se decora. Suele presentar motivos decorativos del arte popular tradicional, motivos que vemos repetidos en otro tipo de objetos: flores, rosetones, hélices, cruces, muescas, motivos geométricos...

La argizaiola se colocaba sobre las sepulturas familiares ("jarlekuak") en el interior de las iglesias y se encendía para dar luz a los antepasados en su viaje a la eternidad. Permanecía encendida durante las celebraciones religiosas y era la "etxekoandre" (señora de la casa) la encargada de encenderla.

Este objeto también muestra la importancia de los animales en las creencias vascas: al producirse un fallecimiento en una casa, había que informar a las abejas primero, para que elaborasen cera para la argizaiola.

Cuando los enterramientos se trasladaron a los cementerios las casas siguieron teniendo asignado el mismo lugar que en el pasado ocupó la sepultura real, convertida en sepultura simbólica. Es una tradición encuadrada fundamentalmente en la provincia de Gipuzkoa, en concreto en el Goierri, que se ha ido perdiendo con el paso de los años, salvo en el pueblo de Amezketa, donde perdura su uso.

Explora el arte con zoom


CABECERA DE LA WEB:

San Sebastián, ciudad de la cultura

Menú de selección de idioma

Menú auxiliar:

Museo San Telmo en Redes Sociales:

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • ivoox
  • Youtube
  • Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián

MENÚ PRINCIPAL:


BUSCADOR:


PIE DE PÁGINA:

  • Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián
  • Gobierno Vasco
  • Diputación Foral de Gipuzkoa
  • Ministerio de Cultura

AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: